La leishmaniosis es una enfermedad parasitaria que puede afectar los perros  producida por un parasito que se llama Leishmania infantum.

Es una enfermedad vectorial, es decir que para su difusión necesita un vector, en este caso el Phlebotomus spp. que  es un insecto parecido a un mosquito que mide unos  2-3 mm.

El flebotomo infectado pica el perro e inocula el parásito en la piel, a partir de aquí se pueden desarrollar tres situaciones distintas dependiendo del tipo de respuesta inmunitaria del perro:

1-Una respuesta inmunitaria especifica. Es una respuesta eficaz en el control de la enfermedad. El animal entra en contacto con el parásito y sabe defenderse. Es el caso de un perro sano.

2-Una respuesta parcial no eficaz al 100%: gran parte de los parásitos se destruyen, pero queda un pequeño número en el organismo.  Estos son perros infectados pero clínicamente sanos. Son perro que tendrán que estar bajo control porque en cualquier momento este equilibrio podría  romperse.

3-Una respuesta inmunitaria de tipo humoral, que para este tipo de enfermedad es ineficaz. Son estos los animales enfermos.

¿Cuál ES LA SINTOMATOLOGIA?

Los signos más comunes son pérdida de peso, aumento de dimensiones de los ganglios linfáticos, cansancio, disminución del apetito, crecimiento excesivo de las uñas, cojeras, pérdida de sangre de la nariz. Muchas veces podemos encontrar lesiones cutáneas, oculares y enfermedad renal.

¿Cuáles SON LOS ANIMALES A ALTO RIESGO?

Los que hacen vida en el exterior: perro de guardia, caza, jardín

Los que tiene una edad inferior a los 3 años o mayor de 8.

Los que presentan enfermedades concomitantes, malnutrición, estrés….. y que tienen el estado inmunitario comprometido.

Todo animal que proceda de una colectividad (perrera, criadero,  protectoras etc…) es susceptible de ser positivo.

Raza: esta enfermedad puede afectar a perros de cualquier raza aunque se ha demostrado que los Podencos Ibicencos presentan una alta resistencia a padecer la enfermedad y en cambio razas como Bóxer, Pastor Alemán, Cocker y Rottweiler se consideran más predispuestos.

Animales que viven en zonas endémicas.

¿Cuál ES LA INCIDENCIA?

Se estiman 2,5 millones de perros afectados en EUROPA

En España aparecen 5 nuevos casos/100 perros/ año

Cataluña se considera una zona altamente endémica

¿SABIENDO TODO ESTO QUÉ PODEMOS HACER PARA EVITAR LA INFECCIÓN?

Tenemos que actuar sobre 2 puntos principales. Evitar que el flebotomo pique nuestro perro y intentar que si esto ocurre nuestro animal tenga todas las armas para poder responder correctamente a la infección.

¿Cómo evitar la picadura?

Sobre el flebotomo (el vector) sabemos que es un insecto que vive preferiblemente en el exterior aunque puede entrar en las casas.

Su temperatura ideal es entre los 15 y  28 °C,  normalmente vive en lugar con penumbra, humedad relativa, temperatura constante y en presencia de materia orgánica.

Prefieren picar los animales y especialmente el perro respecto los humanos.

Los periodos de mayor riesgo son primavera/otoño y sobretodo junio-julio y septiembre-octubre.

Podemos intentar reducir el número de vectores en nuestro entorno:

Uso de feromonas sintéticas para atraer a las hembras de los mosquitos hacia trampas. Depredadores naturales….

Reducir  los lugares de puesta

Limpieza: materia orgánica, leñeras, sótanos, basureros

Control químico: insecticidas autorizados (fumigaciones periódicas)

¿Podemos evitar que el mosquito pique el perro?

Se han demostrados efectivos collares de deltametrina (scalibor), desprende el insecticida gradualmente y se distribuye por el tejido adiposo subcutáneo, en condiciones normales dura 6 meses.

Formulaciones  spot on de permetrina e imidacloprid (advantix). Fuerte efecto repelente que dura 4 semanas.

Pulverizadores, lociones que actúan como repelentes.

Poniendo mosquiteras

Mejorar el  manejo manteniendo a los animales en el interior desde el anochecer al amanecer durante la estación de los flebotomos

¿Cómo ayudar la inmunidad de nuestro perro?

Actualmente  tenemos a disposición varias opciones:

Vacuna específica: Dicha vacuna se puede poner a todos los animales mayores de 6 meses, sanos, y que por supuesto den negativo al test de detección rápida de leishmania. Se debe administrar  3 dosis, separadas por un intervalo de tres semanas y después anualmente para prolongar la inmunidad durante toda la vida del animal.

Los perros vacunados contra la leishmaniosis tienen un 92,7% de probabilidades de no desarrollar la enfermedad clínica. Es decir 8 de 100 perros vacunados pueden llegar a desarrollar la enfermedad. Esta vacuna esta pensada como una herramienta más en la lucha contra la leishmaniosis así que siempre hay que asociarla a otros métodos preventivos.

Domperidona: es un medicamento que se suministra vía oral y que esta indicado para disminuir el riesgo de contraer la leishmaniosis en caso de contacto con el parasito, así como para el control de la progresión clínica de la enfermedad en los casos leves o en estadios iniciales de la enfermedad.

“PREVENIR ES MEJOR QUE CURAR”

La leishmaniosis es una de las muchas enfermedades en la cuales esta frase tiene particular significado.

Eso es debido al hecho de que una vez que el animal contrae la enfermedad es muy difícil llegar a la curación. A veces la enfermedad está en uno estadio demasiado avanzado habiendo el parastito provocado daños ireversible que no hay posibilidad de curación .

Pero muchas otras veces se diagnostica a tiempo y  en la mayoría de los casos podemos llegar a una curación clinica pero casi nunca a la eliminación completa del parásito.

Esto igualmente es un proceso muy largo que dura meses y incluso años, son necesarias suministraciones diarias de medicamentos, revisiones periódicas con el veterinario y controles de las analíticas y mucha paciencia y colaboración de parte del perro y del propietario.

Por esto aconsejamos prevenir: hacer tests anuales de la sangre para el control de la leishmania y actuar con todas la medidas de prevención posible para evitar el desarrollo de la enfermedad.

Ilaria Zanoni.

 

Aprovecha nuestras ofertas en la campaña contra la leishmaniosis: