La enfermedad periodontal se produce por el cúmulo de placa en los dientes que si no se retira acaba convirtiéndose en sarro. Este sarro produce inflamación e infección de las encías llegando a provocar movimiento e incluso caída de piezas y en casos más graves infecciones sistémicas.

Las razas pequeñas están predispuestas y sobre todo aquellos animales que presentan mala oclusión dental o doble dentición.

Un factor muy importante en la prevención del sarro es la alimentación, cuando damos a nuestras mascotas dietas húmedas, tipo lata, favorecemos el mantenimiento y la aparición del sarro. Por lo tanto recomendamos que la dieta sea a base de alimento seco, es decir pienso. Incluso si todavía queremos hacerlo mejor en el mercado tenemos piensos especiales para patologías dentales que gracias a la formulación de su croqueta favorecen la reducción de la placa, sarro y gingivitis.

Además de la dieta disponemos de productos como colutorios o huesos dentales que mejoran el aliento y tienen ciertas cualidades anti-sarro.

Lo más importante y lo que está más recomendado es el cepillado dental:

<iframe width=»420″ height=»315″ src=»https://www.youtube.com/embed/nhap14k3ob0?rel=0″ frameborder=»0″ allowfullscreen></iframe>

Para realizarlo es ideal empezar cuando la mascota es pequeña pero también se puede conseguir con animales adultos y viejos .

Comenzaremos tomando el hocico de nuestra mascota y dando un premio (puede ser una bola de pienso), cuando nos deje, introduciremos un dedo dentro de la boca, tocando la encía y volverlo a premiar, repetir esta acción varias veces con el fin de acostumbrarse la. Debemos tener mucha paciencia y hacerlo de manera repetida y constante unos días , hasta que lo encuentre normal. Una vez nos deja , haremos movimiento tocando todas las piezas con el dedo y premiaremos , después haremos exactamente lo mismo pero con la pasta de dientes. Finalmente haremos la misma acción con el cepillo para acabar cepillando los dientes, recordemos que siempre después de realizar la acción debemos premiar porque lo adopte como una actividad positiva.

Recomendamos cepillarse los dientes a diario o cada dos días.

En el mercado hay diferentes cepillos de dientes y dentífricos especiales para nuestras mascotas.

Si nuestro animal ya presenta un cúmulo de sarro considerable , encías que sangran con facilidad, mal aliento o movimiento de dientes, se debería realizar una limpieza bucal para dejar la boca lo más limpia posible y entonces comenzaríamos con la prevención.

Antes de realizar la limpieza de boca se realizan pruebas pre-anestésicas. Estas son necesarias porque desgraciadamente no podemos hacer este procedimiento con el animal despierto y se anestesiar. La analítica y el electrocardiograma son la base para elegir los mejores fármacos para llevar a cabo la anestesia. La limpieza bucal consiste en aplicar ultrasonidos para desprender el sarro tal y como hacen los dentistas, si fuera necesario extraerían las piezas dentarias que no fueran servibles. En unas horas su mascota estará en casa con la boca bien limpia, las únicas recomendaciones serán dieta blanda uno o dos días y antibiótico de cobertura.