La Leishmaniosis es una enfermedad provocada por un parásito del tipo protozoo llamado Leishmania infantum y que se transmite a través de flebotomos , que son unos insectos parecidos a los mosquitos. Esta enfermedad puede dar muchos signos clínicos diferentes : desde problemas de piel en insuficiencia renal o insuficiencia hepática . Algunos de los animales son capaces de estar infectados pero no desarrollar la enfermedad mientras tengan un sistema inmunitario que la mantiene a raya . Un perro diagnosticado precozmente tiene un buen pronóstico si se sigue un tratamiento adecuado . Esto quiere decir que , aunque la enfermedad es crónica y no tiene cura , en algunos casos pueden desaparecer totalmente los signos clínicos y se puede llegar a poder parar el tratamiento. Aún así siempre es mejor hacer una buena prevención .

PREVENCIÓN :

Cuando hablamos de la prevención ante la Leishmaniosis tenemos dos maneras de llevar a cabo : Disminuyendo el riesgo de picadura del flebotomo mediante repelentes o ayudando a mejorar el sistema inmunitario de nuestra mascota frente al parásito que produce la enfermedad .

– Scalibor collar : Tiene efecto repelente sobre el flebotomo que transmite la Leishmania durante 6 meses . Además también también previene las infestaciones de garrapatas y pulgas durante 6 y 4 meses respectivamente. Se puede administrar a partir de las 7 semanas de edad .

– Advantix pipetas : Elimina y previene las infestaciones de pulgas , garrapatas y piojos si se administra una vez al mes pero , si se utiliza cada dos semanas , también repele el flebotomo . Se puede administrar a partir de las 7 semanas de edad y no se puede utilizar en gatos .

– Vacuna : La vacuna de la Leishmania , como la mayoría , actúa generando anticuerpos contra un agente infeccioso , en este caso , el parásito que causa la enfermedad . Antes de administrar por primera vez esta vacuna se recomienda hacer un “test rápido” de la enfermedad , que es una analítica de sangre que nos dice si nuestra mascota ya ha estado en contacto con el parásito o no . En caso de que no esté parasitada el protocolo de vacunación consiste en 3 dosis de vacuna separadas de 3 semanas en el primer año y revacunaciones anuales . La edad mínima para poder vacunar a un perro son 6 meses . Teniendo en cuenta la época de mayor actividad del flebotomo y que la vacuna empieza a ser eficaz a las 4 semanas después de la 3 ª dosis , el mejor mes para empezar a administrarla es en marzo . Se ha visto que un animal vacunado tiene unas 4 veces menos riesgo de padecer la enfermedad clínicamente que un animal que no lo esté .

– Leisguard : Este fármaco actúa sobre el sistema inmunitario del animal y puede ayudar a reducir el riesgo de padecer una infección activa de Leihsmaniosis o controlar la progresión de la enfermedad cuando se encuentra en fases muy iniciales . Cuando se utiliza como preventivo se recomienda administrar oralmente durante 30 días consecutivos haciendo tandas cada 4 meses , comenzando en la época del año de mayor riesgo : mayo-junio. En casos de infección muy leve se puede administrar como tratamiento durante 1 mes y repetirlo 4 meses después. En cachorros se puede utilizar a partir de las 6-8 semanas de edad .

Lo ideal en cuanto a prevención sería combinar los diferentes sistemas ya que ninguno de ellos es 100% eficaz . Por ejemplo, aunque vacunamos nuestra mascota contra la leishmania , deberíamos continuar con la prevención del flebotomo .

DIAGNÓSTICO :

– Test rápido : Es el método diagnóstico de Leishmania más rápido . Consiste en depositar una gota de sangre o suero del animal en un snaptest y , en 10 minutos y en el mismo hospital , podemos saber si el perro está infectado o no por Leishmania . El único problema de este test es que , en un pequeño porcentaje de animales , un resultado negativo pueda resultar falso y , por tanto , necesitar otras analíticas para poder diagnosticar. Además , al ser un análisis cualitativo y no cuantitativo , no nos sirve para hacer un seguimiento en los casos en que se confirma la enfermedad .

– Serología : Es una analítica que nos cuantifica los anticuerpos que tiene el perro frente al parásito Leishmania , dicho con otras palabras , si su sistema inmunitario ha estado en contacto con este parásito y ha intentado luchar . Esta analítica se realiza en laboratorios externos y , por tanto , tardamos más en saber los resultados pero , por otro lado , al ser un método cuantitativo , podemos saber la severidad de la infección y hacer un seguimiento de su evolución . Además , hay menos probabilidades de que nos marque como negativo un animal que realmente tiene la enfermedad .

– PCR : Es una analtítica que se realiza en un laboratorio externo y detecta parte del genoma de Leishmania spp . Para realizarla se pueden utilizar diferentes muestras como médula ósea , piel , linfonodos , sangre , raspados conjuntivales … según los órganos que el animal tenga más afectados . Este método diagnóstico normalmente sólo se utiliza en casos en que tengamos muchas evidencias clínicas de que el animal puede sufrir la enfermedad pero que en la serología o el test rápido nos lo dé como negativo o positivo débil .

bravavet_noticies_1394144690