Así, como lo podemos detectar de forma precoz?

Desde nuestro centro recomendamos a todos los propietarios de perros y gatos de más de 7 años que nos lleven una muestra de orina. Con esta realizaremos un urianálisis, que permite evaluar la salud renal de la mascota, determinando el sedimento urinario, la densidad de orina y la cantidad de proteínas en orina.

El primer paso a realizar es centrifugar una parte de la muestra para obtener todo aquel material sólido (sedimento urinario), que posteriormente se teñirá y se evaluará al microscopio, buscando cristales y células de infección o inflamación. Si éste sale positivo, habrá que tratar la patología de forma adecuada en primer lugar y después volver a evaluar densidad y proteínas para evitar falsos positivos. Una vez resuelto el problema, se podrán evaluar los parámetros de forma habitual.

Si este sedimento sale negativo, se procede a determinar la densidad de orina. De forma genérica, si un gato presenta valores por debajo de 1035 y un perro por debajo de 1012 se considera que está en las primeras fases de la insuficiencia renal crónica. En el caso de los perros, se realiza una tira de orina paralelamente, que determina de forma cualitativa la presencia de proteína, glucosa, glóbulos blancos, entre otras cosas en la orina. En función de las proteínas que indique la tira (que puede ir de negativo hasta 4 +) se realizará la medición de proteínas. En los gatos, se mide directamente de las proteínas, ya que la tira se considera poco fiable.

Por último, se mide la cantidad de proteinuria que presenta el animal, mediante el ratio proteína/creatinina (ratio UPC), que es un reflejo de la cantidad de proteína excretada en orina en 24 horas.

Una vez tengamos los resultados, podemos establecer que el animal no presenta proteinuria, que está en límite- cuando recomendamos revaluar en un mes- o que presenta proteïnúria- cuando empezaríamos a tratarla. Además, en función de los resultados de las pruebas puede ser necesaria una analítica de sangre para evaluar los indicadores renales sanguíneos o la medición de la presión arterial sistólica.

Con todos los resultados le indicaremos cuál es el tratamiento más adecuado, así como la pauta de controles veterinarios más adecuada.