Se presenta en la Clínica Veterinaria Costa Brava Cori, un galgo hembra, de 5 años de edad. Como muchos galgos no ha tenido una vida fácil hasta ahora, ha sido abandonada y ha pasado mucho tiempo en perreras y casas de voluntarios. Por suerte ha encontrado un sitio donde vivir y una dueña que la cuida mucho.

A parte el estado general que reflejaba la difícil condición que había tenido hasta ahora, una cosa en particular preocupaba su dueña: Cori tenía una fuerte obsesión por sus patas que se lamía y mordía continuamente, hasta el punto de provocarse graves heridas que le causaban cojera. Después de probar varios tratamientos que resolvieron el problema solo temporalmente, la dueña de Cori acudió a nuestro centro.

Después de un cuidadoso examen físico, se cogieron varias muestras de las lesiones y al microscopio se observó la presencia de una larva en movimiento que por forma, dimensión y localización se consideró compatible con Uncinaria stenocephala o Ancylostoma caninum, parásitos intestinales que excepcionalmente pueden ser responsables de pododermatitis parasitaria. Los adultos de estos parásitos normalmente viven en el aparato digestivo de nuestros animales, eliminan los huevos con la heces que por ingestión o aspiración pueden contagiar los intestinos de otros animales. Un examen coprológico de las heces confirmó la presencia de estos parásitos también a nivel intestinal.

En algunas situaciones higiénicas, de humedad, temperatura etc…. de los huevos pueden desarrollarse las larvas que pueden sobrevivir en el suelo y penetrar en la piel de nuestros animales e infestarlos externamente.

El tratamiento elegido fue una correcta y repetida desparasitación interna de Cori y de todos los animales que vivían con ella y un tratamiento antibiótico para posibles infecciones secundarias bacterianas y curas locales. La dueña efectuó correctamente toda la terapia y al cabo de una semana empezó a ver una importante mejoría física y psicológica, hasta llegar a una condición prácticamente perfecta en un mes.

La pododermatitis parasitaria por larva migrans no es una enfermedad común en animales que viven en casa y en condiciones higienico-sanitarias normal. Es mas frecuente en perreras, criaderos, residencia etc…, sobre todo cuando se suman distintos factores que pueden predisponer al desarrollarse de esta enfermedad (contacto con perros infestados, escasa condición corporal, inmunodepresión, estrés, etc….).

La forma más común de ingestación de estos parásitos en nuestros animales es a nivel intestinal. Esto puede causar varios problemas mas o menos graves entre los cuales adelgazamiento, diarrea desde ocasional hasta grave, anemia, pérdidas de proteínas y vitaminas esenciales para el organismo, reacciones inmunitarias etc…Los parásitos intestinales son un peligro para nuestros animales e incluso para nosotros, se habla de zoonosis, o sea, de la posible trasmisión de una enfermedad de animal a hombre.

Para el bienestar de nuestra mascota y para poder disfrutar al máximo de la convivencia de nuestros amigos es esencial seguir las pautas de desparasitación que todos los veterinarios recomendamos: cada 3 meses es importante recordarse de suministrar a nuestras mascotas un antiparasitario veterinario según el peso o incluso en algunas situaciones en concreto más a menudo. En el mercado hay muchos tipos de productos compatibles con las necesidades nuestras y de nuestro animal para poder efectuar con tranquilidad, eficacia y facilidad el tratamiento, incluso comprimidos palatables que nuestras mascotas comerán voluntariamente y sin esfuerzo agradeciéndonos como solo ellos saben hacer!

bravavet_noticies_1347020468